Los hermanos de Yolanda González piden se recuse a Hellín en el caso Bretón

Los hermanos de Yolanda González pedimos al fiscal la recusación de Hellín que interviene mañana como perito en el juicio de Bretón.
Denunciamos ante la Fiscalía de Córdoba que el asesino de nuestra hermana “busca prestigio para enterrar su pasado criminal”

elplural.com

Los hermanos de Yolanda González, la joven estudiante de 18 años que en 1980 fue, secuestrada y asesinada por individuos de ultraderecha entre los que figuraba Luis Enrique Hellín, que fue condenado por estos hechos, han enviado un escrito al Fiscal de la Audiencia Provincial de Córdoba denunciando que Hellín está actuando como perito en el juicio de Bretón. Precisamente interviene este jueves ante el juez. Además de mostrar su indignación piden que sea recusado y se adopten las medidas oportunas, “dada la completa ausencia de credibilidad que debe atribuirse a quien tiene estos pésimos antecedentes delictivos”.

En su escrito, remitido al fiscal la pasada semana, los hermanos de Yolanda González citan las noticias publicadas en diversos medios, sobre el juicio oral que estos días está celebrándose en la ciudad de Córdoba contra José Bretón por el presunto asesinato de sus dos hijos. En este juicio dicen, “concurre una circunstancia de extraordinaria relevancia que, al parecer, es desconocida por la Fiscalía y el Tribunal que nos afecta y nos duele personalmente. Porque, sin que nadie lo haya pretendido, aparece en el horizonte de dicho juicio nuestra hermana Yolanda González Martín”.

Perplejidad y dolor
“Evidentemente, no somos parte en dicho proceso, pero, como hermanos de Yolanda, deseamos que se conozca nuestra perplejidad y nuestro dolor. Y, por ello, recurrimos al Ministerio Fiscal, por razón de sus funciones definidas en el Art. 124 de la Constitución y desarrolladas en la Ley 24/2007, en la que se hace expresa referencia a su misión de protección de las víctimas”, explican en el escrito.

“No podemos guardar silencio”
Tras expresar su absoluto respeto al dolor que está atravesando la familia de los menores presuntamente asesinados, víctimas también de los gravísimos delitos atribuidos al acusado, añaden que “no podemos guardar silencio ante dicha circunstancia, también por nuestra condición de víctimas de los delitos por los que fue condenado uno de los peritos convocados ante ese Tribunal.”

 “Hellín secuestró y asesino a Yolanda”
“El perito Luis Enrique Hellín Moro, antes Emilio, tiene un historial delictivo de una extraordinaria gravedad. A principios de 1980 era Jefe de Seguridad de “Fuerza Nueva” y el y otros, según la sentencia que se referirá a continuación,”al margen de la disciplina y estructura de dicho partido (habían constituido) una banda organizada y armada para la realización de actos violentos e ilícitos, a los que dieron el nombre de “Grupo 41” y en la que ostentaba la jefatura real y de hecho el acusado Hellín”.”En este contexto de clandestinidad”, en la madrugada del día 2 de Febrero de 1980, secuestró y asesinó, junto a otros coautores, a la joven de 18 años Yolanda González Martín. Posteriormente, se le ocupó un verdadero arsenal de armas y municiones”, explican al fiscal.

“Ocultó su verdadera identidad”
Antes de cumplir la condena, Hellín se cambió el nombre, dice la familia de Yolanda,  “para ocultar su verdadera identidad”. Fue condenado, en el Sumario 34/1980 del Juzgado Central de Instrucción nº 1, por sentencia de la Sección Primera de la Audiencia Nacional el 29 de Mayo de 1982 como autor, junto a otros, del asesinato de Yolanda González Martín, cualificado por la alevosía, con la agravante genérica de nocturnidad, en concurso medial con dos delitos, de detención ilegal y allanamiento de morada, a la pena de treinta años de reclusión mayor”.

Tenencia de armas, uso de nombre supuesto…
La sentencia refería asimismo un delito de depósito de armas de guerra, de defensa, municiones y tenencia de explosivos, penado con trece años de reclusión menor, por seis delitos de falsedad de documento de identidad a seis penas conjuntas de tres meses de arresto mayor y multa de cincuenta mil pesetas, por cada una de ellas, y por otro de uso público de nombre supuesto a la pena de tres meses de arresto mayor y multa de cincuenta mil pesetas. Con la consiguiente fijación de la responsabilidad civil.

Fuga de la prisión y contrato con Stroessner
El escrito que ha recibido el fiscal indica que “la sentencia fue íntegramente confirmada por el Tribunal Supremo. Debe destacarse que, aprovechando un permiso de salida otorgado por el Juez de Vigilancia Penitenciaria de Valladolid se fugó de la Prisión de Zamora, donde cumplía condena, el 20 de Febrero de 1987 huyendo a Paraguay donde prestó servicios de vigilancia para la dictadura del General Stroessner. El 21 de Septiembre de 1990 fue extraditado a España”.

¿Estaba la pena cumplida cuando se le nombró?
Aclaran los familiares que solo disponían de datos de forma oficiosa y solicitan al fiscal que intervenga para contrastarlos ya que según los cálculos que han realizado las penas impuestas por los delitos de asesinato y tenencia de armas y explosivos quedó extinguida el 6 de Julio de 2000. Sin perjuicio de que disfrutó de un régimen de semilibertad desde que el 22 de Marzo de 1995 le fue otorgado el régimen penitenciario del tercer grado. Y las penas correspondientes a los restantes delitos han quedado extinguidas el 13 de Junio del presente año. “De ser cierto este dato, cuando fue propuesto y convocado para el juicio oral aún no había cumplido parte de las penas que se le impusieron”, plantean.

Falta de credibilidad
Y no tenemos constancia de que el penado y ahora perito Luis Enrique- Emilio, cuando cometió los referidos delitos- haya satisfecho sus responsabilidades civiles. Sin que nos conste que los antecedentes penales estén cancelados de conformidad con lo dispuesto en el Art. 136 del Código Penal. Todo lo expuesto anteriormente reviste la suficiente gravedad como para ser valorado y adoptar las medidas oportunas, dada la completa ausencia de credibilidad que debe atribuirse a quien tiene estos pésimos antecedentes delictivos.

“Prestigio para enterrar un pasado criminal”
Consideran además que en el perito Hellín concurre una causa que justifica su recusación. “A nuestro juicio, incurre en la causa prevista en el Art. 468.2º de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, la de tener “interés indirecto” en la causa en la que está previsto que comparezca si no se le impide. Su convocatoria y presencia en dicho juicio, de resonancia nacional e internacional, ocultando su verdadera identidad y bajo la cobertura de una sociedad mercantil, le garantiza social y profesionalmente un supuesto prestigio y reconocimiento con el que pretende enterrar su pasado criminal”.

La Justicia no lo debe consentir
Este pasado “está ahora en entredicho- sobre todo por su antigua vinculación con la extrema derecha mas violenta durante la Transición- cuando está pendiente una investigación en el Ministerio del Interior para conocer cómo y porqué fue contratado, con esos antecedentes, para la formación de las Fuerzas de Seguridad”. Concluyen los hermanos de Yolanda González: “No nos cabe duda que su asistencia a ese juicio oral constituye un medio indudable para tratar de limpiar su imagen violenta y de asesino. La Justicia no lo debería consentir”.

Leer el original en ElPlural.com

Anuncios

Entre asesinos anda el juego – Hellín y Bretón

Hay noticias que hacen estremecer hasta el vómito.

65773_587825967912794_552159667_nHellín, el asesino deYolanda González, el cruel ejecutor  de una chica de 19 años, será perito en el juicio que se celebra contra el asesino Bretón. En una olimpiada de despropósitos, ésta sería medalla de oro indiscutible. Asesino perita a asesino.

Imaginen la macabra escena: dos etarras se acercan a una chica de 19 años y la descerrajan tres tiros. Uno de ellos, le asesta dos tiros a 70 centímetros de la cabeza y el otro el tiro de gracia.

¿El motivo? El de siempre, integrismo político.

Pasados unos años de condena –en ningún caso ni la justa ni la que resarciera semejante asesinato- el etarra que asesinó a la chica sale de la cárcel. Orgulloso y ufano de su “hazaña” porque, en realidad, lo hizo por la patria.

España hubiera salido a las calles a protestar, a mostrar su indignación con una sola voz contra este tipejo porque, no nos engañemos, este puñetero país es de una hipocresía que empieza a sonrojar.

Pero en este país de derecha tertuliana berreona, en esta suerte de cortejo entre indeseables nostálgicos de la dictadura y de izquierda más preocupada de acuchillarse entre sí que de hacer realidad los ideales de Yolanda González, el asesino encontró su agujero. Como las ratas. Y le hicieron instructor de policías.

Las víctimas valen en función de quienes sean sus verdugos. Y me salen lágrimas de rabia mientras lo escribo pero lo siento así. Ni las mujeres asesinadas a manos de sus verdugos, ni aquellas que fueron ejecutadas como Yolanda, por ultraderechistas terroristas, duelen tanto como dolieron las de ETA.

¿Y la “Memoria, Dignidad, Verdad y Justicia que exigíamos para las víctimas?

¿Qué Memoria frágil olvida que Yolanda fue abandonada, muerta, en una cuneta y permite que el asesino de Yolanda González instruya policías en un Estado de Derecho? ¿Qué Dignidad otorgamos a la memoria de quien murió por defender sus ideas mientras pagamos un sueldo legal a su asesino? ¿Qué relato de la Verdad podemos hacer sin sonrojo sabiendo que no peleamos con toda la fuerza contra este tipo de acciones que denigran la memoria de Yolanda y duelen hasta el infinito a los que aún lloran por ella?¿Justicia?

Seguir leyendo en nuevatribuna.es “El asesino Hellín, perito del asesino Bretón. Entre asesinos anda el juego

Hellín no debe ser perito en procesos judiciales

Destacado

Emilio-Hellín-Moro1Los compañeros y amigos de Yolanda González queremos manifestar nuestro más profundo respeto y solidaridad con el dolor que Ruth Ortíz y su familia sufren por la irreparable desaparición de sus dos hijos. Igualmente queremos expresar nuestro respeto por el procedimiento judicial y el juicio oral que ahora se sigue en la Audiencia de Córdoba.

Sin embargo, en nombre de Yolanda y en defensa de la democracia por la que luchó y murió, nos sentimos en la obligación de denunciar ante la opinión pública que Emilio Hellín, el asesino de Yolanda González, esté trabajando para las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y, como en este caso, aparezca una y otra vez como técnico y perito en todo tipo de procedimientos que tienen relación con la justicia y la seguridad de los ciudadanos.

Entendemos la importancia que pueda tener el análisis forense de los datos del teléfono de José Bretón, pero no podemos aceptar que se presente como perito a un brutal asesino y que la justicia acepte su palabra en la vista de un caso criminal.

No discutimos la pericia técnica de este oscuro personaje, pero si consideramos inaceptable, en un estado democrático y de derecho, que Emilio Hellín, que secuestró y asesinó a Yolanda por motivos políticos y convicciones fascistas, mantenga una relación privilegiada con las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, aunque nunca haya pedido perdón ni se haya arrepentido.

Es una anomalía inaceptable en democracia que este asesino confeso se dedique ahora a dar cursos de formación a las distintas policías del Estado. Hay que tener en cuenta, que Hellín se cambió de nombre nada más obtener la libertad condicional, que antes se había fugado de la cárcel en dos ocasiones y a pesar de ello obtuvo beneficios penitenciarios, y no cumplió la condena que le correspondía.

Por respeto a los familiares de los niños la Audiencia Provincial de Córdoba no debía haber aceptado la comparecencia de Hellin quien ha vivido desde su fraudulenta salida de prisión bajo una identidad falsa con el objeto de camuflar su identidad como asesino de nuestra hermana, compañera y amiga Yolanda Gonzalez.

¿Cual es el valor ético de las palabras de un asesino en el juicio a un encausado por asesinato?. A nuestros ojos su testimonio es totalmente cuestionable.

También es inaceptable que el ministerio del Interior siga sin dar explicaciones exhaustivas y todavía no haya concluido la investigación que se comprometió a llevar a cabo en marzo, durante un encuentro con la familia de Yolanda.

Por eso, de nuevo desde el máximo respeto por Ruth Ortiz y su familia, volvemos a exigir una investigación y depuración de responsabilidades por las relaciones privilegiadas de Emilio Hellín con el Estado, la justicia, las fuerzas de seguridad y las policías.

Por la defensa de la democracia, de la justicia y de la memoria de Yolanda Gonzalez exigimos al Ministerio del Interior y al Ministerio de Justicia la retirada inmediata de Emilio Hellín como perito en el juicio contra José Bretón por el asesinato de sus hijos.

Familiares amigos y compañeros de Yolanda Gonzalez Martín

Postdata ante su declaración hoy 4 de julio 2013 en el Juicio de Bretón:

Los hermanos de Yolanda González piden se recuse a Hellín en el caso Bretón

“Recurrimos al Ministerio Fiscal, por razón de sus funciones definidas en el Art. 124 de la Constitución y desarrolladas en la Ley 24/2007, en la que se hace expresa referencia a su misión de protección de las víctimas”

Denunciamos ante la Fiscalía de Córdoba que el asesino de nuestra hermana “busca prestigio para enterrar su pasado criminal”

Seguir leyendo